¿Por qué debería contratarte a ti?

Pregunta clave, sin duda, en las entrevistas de trabajo: ¿Por qué debería contratarte a ti?

Su respuesta es fundamental para pasar favorablemente el proceso de selección.

Esta pregunta requiere de una reflexión personal muy importante, puesto que habla en profundidad de ti. 

¿Por qué debería contratarte a ti?

Una entrevista de trabajo es un encuentro muy breve con otra persona que no te conoce de nada, se encuentra con un papel en el que están listados algunos de tus méritos y muy poco tiempo para determinar si tú eres el candidato ideal para el puesto de trabajo.

No te equivoques, los requisitos mínimos, son imprescindibles para acceder a ese puesto y los tiene toda aquella persona que se presente al mismo. La licenciatura o el grado, o el nivel de inglés, no marcan la diferencia (o no, al menos, de manera habitual).

TUS FORTALEZAS

Cuando en una selección de personal, alguien lanza la pregunta ¿por qué deberíamos contratarte?, te está ofreciendo una gran oportunidad.

Debes comprender que en el escaso tiempo que dura la entrevista, vas a tener la oportunidad de hablar de aquellos aspectos que marcan la diferencia entre tú y los demás.

La cuestión es si tú mismo sabes realmente cuáles son tus fortalezas. Sino lo sabes, aquí te ofrecemos la posibilidad de conocerlas:

 

Una vez que conozcas tus fortalezas, conocerás las herramientas más valiosas que te identifican y te distinguen de los demás.

El cuestionario ofrece 20 fortalezas pero la combinación de las 20 da lugar a millones de posibles combinaciones.

TÚ ERES ÚNICO O ÚNICA

Por esta razón, la pregunta: ¿por qué deberíamos contratarte a ti?, no admite dos respuestas iguales.

No existimos dos personas iguales, por lo que no es posible que nadie pueda proponerte un ejemplo o un modelo acerca del modo en que debes responder a esta pregunta.

Es importante analizar el puesto de trabajo al que te presentas, la empresa y reflexionar acerca de las competencias y habilidades que hacen falta para cubrir el puesto de trabajo ofrecido. Si consideras que tus fortalezas están en sintonía con las competencias necesarias, entonces, estáte seguro de que el puesto de trabajo será tuyo.

No es necesario pavonear, ni fanfarronear acerca de lo que sabes o de lo que tienes.

Simplemente responde con humildad a la pregunta: ¿Por qué deberíamos contratarte a ti? con tus fortalezas y su relación con las competencias que consideras que se necesitan para el puesto de trabajo ofertado.

No te muestres como no eres, no te disfraces. Preséntate tal como eres. Si no llevas traje, no te vistas con traje; si no usas tacones, no te los pongas. Lo contrario es tratar de mentir al otro. Y quien está haciendo esta entrevista ve a muchas personas que como tú tratan de impresionarle con disfraces. 

Impresiona por quién eres. Brillas lo suficiente como para no necesitar mostrar algo que no eres tú.

Deja tu comentario