La gran mentira de la Formación para el Empleo - FPE

Cada vez son más las personas que confían en nosotros para preguntarnos por diferentes cursos de FPE (Formación para el empleo) y cada vez son más las ocasiones en las que tenemos que informar de que es: «La gran mentira de la Formación para el empleo – FPE»

La Formación para el empleo nace bajo el paraguas del plan Bolonia, y las competencias, como un intento de dar cabida en el sistema laboral a aquellas personas que por sus circunstancias no disponían de un título que las cualificara para el ejercicio de su profesión.

Y esto podía producirse por dos motivos:

  • Que hubieran trabajado en esa profesión durante años, empezando como auxiliares y habiendo desarrollado su especialización a base de experiencia y desarrollo de la misma, y
  • Que no tuvieran formación y/o experiencia en la profesión y necesitaran una acreditación «rápida» para poder entrar en el mercado laboral.

Con estos objetivos nacen los Certificados de Profesionalidad. Unas muy maltratadas enseñanzas regladas al cobijo de la Formación Profesional, cuyo título tiene validez solo en España aunque sean reconocidas en Europa. En la mayoría de los casos son convalidables por enseñanzas de Formación Profesional y están diseñadas para enseñar al alumnado a ser profesional al finalizarlas.

Compruébalo aquí!!

Con buenos resultados en la inserción laboral. Han traducido los dos motivos de su existencia en dos modos de obtención: el examen libre, para dar cabida a las personas que pueden acreditar su experiencia a través del curriculum y la formación ortodoxa, para los demás.

La gran mentira de la Formación para el Empleo – FPE

Pero siempre hay huecos para encontrar salidas. Y así, podemos encontrar centros de enseñanza que no preparan el propio certificado, sino que te ofrecen un temario para que luego tú te examines por libre de ese Certificado de Profesionalidad.

El siguiente drama de esta gran mentira es que la mayoría de los Certificados de Profesionalidad son subvencionados, acogidos a la Ley de Subvenciones y por tanto, gratuitos.

Y ya se sabe que en España, la palabra gratis nos vuelve locos. ¿Quién va a pagar por algo que en otra parte te ofrecen gratis?

Claro que la contrapartida es ¿Quién espera que le ofrezcan lo mismo por algo gratis que por algo pagado? o peor aún, cuando buscas un producto de calidad, ¿lo rebuscas entre los gratuito?

Y así la mayoría de las personas que buscan encontrar un trabajo. Un buen trabajo para ser exactos. Un lugar donde estar a gusto, cobrar bien, tener un buen horario y a poder ser, disfrutar con lo que hacen; pretenden que alcanzar esos objetivos desde «gratis».

Miremos detrás de la palabra gratis: profesorado cualificado trabajando por poco dinero y sin estabilidad laboral… Para ayudarte a conseguir tus altas metas profesionales, todo muy coherente!!!

Una pregunta, una formación reglada pagada con fondos públicos, ¿no es una formación concertada?

Entonces, es gratis: ¿para quién?, ¿a cambio de qué?. ¿De veras crees que puedes lograr lo que tú deseas desde aquí?

La gran mentira de la Formación para el Empleo - FPE

Pero estuvo bien para un año cargado de sorpresas, dejemos lo mejor para el próximo año!!!

Un comentario sobre «La gran mentira de la Formación para el Empleo – FPE»

  1. FRANCISCO ANTONIO GONZALEZ ALDA

    Hola, efectivamente mientras que estos certificados de profesionalidad esten gestionados por empresas privadas, donde buscan descaradamente el beneficio mal solución tiene esta formación. La selección de alumnos es una quimera.
    Les da igual la formación de los alumnos, el nivel de los mismos, lo importante es rellenar con el máximo de alumnos por curso, aunque tengas en la mismo curso alumnos que apenas saben leer y escribir con otros que tienen una formación universitaria. Para eso están los docentes para campear el temporal.
    Ah, si no logras contentar al grupo haciendo magia, y abandonan algunos alumnos por motivos varios, personales, de actitud…etc. entonces el docente es el culpable de ello y se le castiga con cobrar en función de los alumnos que han terminado.
    Da igual empresas municipales que tienen que mantener a muchos de los enchufados en la empresa a costa de los cursos de formación, como las empresas privadas que lamentamente se lo llevan muerto, como algunas instituciones asociadas a la enseñanza reglada que tienen en la FPE su chollo para justificar otros gastos por otras vías. Pero si que algunas fundaciones y asociaciones se salvan de este mamoneo, cuidando a sus docentes, haciendo una selección de alumnado real y no ficticia y dotando a los cursos y certificados de las infraestructuras necesarias y dignas para la formación.

Deja tu comentario